¿Por qué no participan las familias en la escuela?

6 Nov

Los estudios e investigaciones recientes sobre el tema indican que, en términos generales, la participación de las familias en la escuela no es suficiente: no asisten a las actividades que organiza el centro, no participan en las AMPAS, no acuden a las reuniones con el tutor… Pero, ¿por qué motivo ocurre esto?, ¿cuáles son las causas de la no participación?

Determinar estas causas es una tarea compleja y delicada. Me gustaría mostrarte algunas de ellas evitando simplificar el problema ya que cuando se trata este tema en la escuela solemos realizar una afirmación que no comparto: “no participan porque no les interesa”. No es cierto.

Veamos entonces algunas de estas causas:

  1. Ausencia de pertenencia: vivimos en una sociedad excesivamente individualista en la que prima el interés personal ante el bien colectivo. La escuela no es ajena a ello. De este modo, las familias van perdiendo el sentido y la perspectiva de pertenencia a la comunidad educativa. En muchas ocasiones la culpa de que esto ocurra la encontramos en centros educativos que llevan a cabo un “cierre institucional” por miedo a que la entrada de los padres vaya a repercutir en su quehacer diario. Un ejemplo de esto lo encontramos en el papel testimonial (minoritario) que juegan los padres en el Consejo Escolar. Los padres acaban percibiendo que su participación es una pérdida de tiempo.
  2. Desconocimiento y falta de información: en muchas ocasiones los padres dejan de participar por desconocimiento de lo que pueden hacer. Hemos de tener presente que las personas aprecian y valoran aquello que conocen y aunque parezca mentira muchos padres “desconocen los órganos y las normas escolares, no se facilitan los recursos adecuados, se usan lenguajes diferentes, etc.” (S. Fabián 1994).
    Desde la escuela se ha de trabajar para formar e informar a los padres intentando replantear la estrategia de convocatoria para aumentar y mejorar esta participación.
  3. Despreocupación: es cierto que también hay muchos padres que han dimitido como tales. La despreocupación de algunos ha llegado a tal punto que, si les preguntas, son incapaces de decir a qué curso va su hijo. Increíble pero cierto.
  4. Desmotivación: los padres se ven y se consideran a sí mismos inexpertos en cuestiones educativas, algo que la escuela (el profesorado) les recuerda constantemente, y ante este hecho se produce una desmotivación en los padres.
  5. Dificultades para conciliar: hay casos en que las exigencias del mundo laboral y la rigidez de horarios imposibilita que algunas familias puedan participar. Otros, en cambio, aun disponiendo de todo el tiempo del mundo no participan ni colaboran con el centro.
  6. Puntos de vista distintos y desencuentros: como es lógica, no siempre podemos estar de acuerdo en todo y los padres tienen puntos de vista distintos a los de la escuela. En ocasiones surgen malentendidos que pueden acabar con desencuentros y los padres son vistos como una amenaza por el centro.
  7. La escuela no acepta como son a las familias de sus alumnos: y esto imposibilita una acción compartida con el profesorado.

Podría seguir enumerando las causas pero lo más importante es empezar ya mismo a buscar soluciones y estrategias para mejorar esta participación implicando y comprometiendo a las familias para que se sientan partícipes de un proyecto único: la educación de nuestros hijos y alumnos.

Estas son algunas estrategias que podemos empezar a poner en marcha en nuestros centros para intentar dar solución a estos problemas:

  • Crear comisiones mixtas formadas por padres y docentes: Deben ser comisiones con un objetivo claro, concreto y que en las mismas podamos realizar una labor conjunta.
  • Padres en las aulas: los padres pueden y deben participar en proyectos y actividades dentro del aula. En educación infantil ya se hace y muy bien, deberíamos aplicarlo a etapas superiores.
  • Cafés educativos: Reunir a los padres una vez a la semana en torno a un café para abordar cuestiones educativas relevantes y tratar temas que no nos da tiempo en las tutorías individuales.
  • Escuelas de Padres y Madres: considero imprescindible que todos los centros educativos tengan en funcionamiento una escuela de padres y madres con la finalidad de ofrecer a los mismos pautas, herramientas y estrategias que faciliten su tarea educativa diaria. Sería muy interesante que el profesorado se implicara en la organización de estos proyectos.

Quiero compartir contigo este breve vídeo de mi intervención en Eduketing 2016 donde apunto algunas ideas en esta dirección. Espero que te resulte interesante:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: