Padres conductistas: el daño que causan a sus hijos

22 Feb

VÍA: familias.com

La preocupación por la violencia va en aumento, es momento de analizar la manera de educar dentro de la familia ¿estamos desarrollando o estamos condicionando? Descubre si estás entrenando a tus hijos para el éxito o el fracaso.

 

Imaginemos que alguien le dice a su hijo: “Si no obedeces, ya no te voy a querer”, o: “Te voy a regalar.” Cuando condicionas el amor, sin darte cuenta estás mermando la confianza y una parte muy importante de su seguridad e identidad personal.

2. Al usar condicionales, amenazas con un castigo

Honestamente evalúa cuántas veces mencionas “Si haces… te doy”, “si tú… entonces yo…” o “Si no… entonces no…”, “¡Te lo advierto!” y observa cómo siempre va de por medio la amenaza de un castigo, prohibiciones, retiro de privilegios o agresiones físicas, psicológicas y/o verbales.

3. Detienes la formación de tu hijo

Los castigos entrenan a tu hijo a “obedecer” y mientras haya reglas severas y “manipuladoras” qué seguir, mutilas su poder de decisión.

4. Dañas a tu hijo

Los castigos no son edificantes. Tal vez pienses que los castigos son “por el bien del niño”. Sin embargo estos métodos no edifican: La presión extrema en el castigado, genera violencia que puede ser expresada hacia los demás o hacia uno mismo (maltratos físicos, intento de suicidio o suicidio). Cuando un ser humano vive cuadros de impotencia a niveles altísimos de manera recurrente, pueden generarse trastornos mentales (psicosis, esquizofrenia, paranoia, etc.), debido a una desorganización neuropsicológica compleja, la cual altera la percepción de la realidad: causa ansiedad y despersonalización. Entonces, la conducta que deseas “corregir” se irá haciendo cada vez más compleja y negativa.

5. Ese daño es a corto, y a largo plazo

Los castigos traen consecuencias psicológicas nefastas, porque golpean directo a la identidad personal, de esta manera nacen paradigmas que limitan el poder de crear, de ejecutar y de atreverse a Ser: Cuando castigas severamente a tu hijo, éste podría enfrentar trastornos emocionales crónicos y en aumento, desde los más simples hasta los más graves pudiendo incluso requerir atención psiquiátrica.

¿De qué manera los castigos dañan la personalidad?

El castigo puede poner al infante en polos opuestos, con efectos secundarios que dañan la personalidad profundamente:

1) Desafiante. Estado de rebeldía constante ante la autoridad.

2) Sumiso. Persona que está en la indefensión aprendida. En cualquiera de los dos casos, siempre el sujeto tiende a pensar: “hago algo que no está bien”, “soy inadecuado”, “me lo merezco y lo acepto (sumiso)”, o bien, “Soy de lo peor, lo acepto y además lo reafirmo constantemente (desafiante)”

Consecuencias de educar con premios

1. Inseguridad

Al ser tú quien decida —según tu juicio— qué es lo que tu hijo puede ser, hacer o tener, le traerá dificultades en su edad adulta porque siempre buscará la aprobación social para ejecutar acciones e irá en detrimento de su valoración interna.

2. Manipulable

Los premios son una manera de dominar. Eso puede ser una condicionante para regresar a castigar, porque el niño al recibir una recompensa, será vulnerable a ser nuevamente manipulado.

3. Falta de automotivación

Premiar, condiciona las respuestas. Por lo tanto, tu hijo siempre estará esperando recibir primero para después dar y si no hay recompensa entonces no habrá respuesta (esto es totalmente contrario a las leyes del éxito en la vida). Cuando el niño dentro de la tarea encuentra satisfacción, no es necesario condicionar con premios o amenazar con castigos.

Dentro del lenguaje que utilizas debe existir el “reconocimiento” que es distinto a la “recompensa”, lo que dices y la manera de hacerlo, marca contundentemente la diferencia entre guiones psicológicos de éxito o fracaso que tu hijo graba para el resto de su vida. Es opuesto que digas “gracias por guardar tus juguetes en su lugar” (reconozco tu trabajo y esmero) que bajo la misma experiencia digas, “¡Muy bien, guardaste tus juguetes en su lugar!” (Obedeciste – cumpliste con mis expectativas).

 

Anuncios

2 comentarios to “Padres conductistas: el daño que causan a sus hijos”

  1. Inmaculada “Las cositas de Lucas” Terán 22 febrero, 2016 a 12:19 pm #

    Llevo un año siguiendo vuestro blog a pesar de que mi hijo no estudia en este colegio. Este año ojalá sea admitido para poder colaborar y poner de mi parte en vuestra labor que creo que es muy buena.
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: