La educación… de los padres

12 Feb

Origen: asunmarrodan.wordpress.com

Bueno, no se sí os habéis dado cuenta de que no podemos controlar los millones de conexiones que las neuronas de nuestros hijos  llevan a cabo. No podemos controlar las nuestras, como para controlar las de ellos.


Seguro que cuando acudes a charlas de padres, al cole o a cualquier otro lugar, todo te parece fácil (desde la teoría) y te haces propósitos sobre como ser mejor madre o padre, o te prometes que a partir de ahora vas a respirar hondo antes de reñirle o castigarle.


 ¿Has observado que cuando hablamos de educación damos por hecho que nos referimos a la educación de los hijos y no a la la de los padres?


 


 Parece que los padres somos esos seres perfectos que sólo por el hecho de tener hijos, ya somos capaces de educar correctamente. Pero la realidad está un poco lejos de esto. Somos personas, más bien imperfectas y tenemos alguna manía, algún desequilibrio, alguna contradicción,… Sufrimos, tenemos expectativas que no siempre se cumplen, podemos pasar de la euforia a la tristeza, a veces sin un motivo demasiado justificado,…


Y sin embargo, no suele hablarse de todas estas “circunstancias” de los padres en las charlas.


La educación siempre se produce en dos direcciones,.. Si tu estas bien, es más fácil que tu hijo esté bien,… Si tu le gritas y pierdes el control, es más fácil que él grite, pierda el control, desarrolle problemas de atención y de autoestima,… Si hoy le dices que sí y mañana que no ante el mismo hecho, es más fácil que eluda su responsabilidad, que mienta, que su comportamiento fluctúe. Cuántos desajustados comportamientos educativos de los adultos están en las raíces de trastornos en los niños, como el manido TDHA.


Y es que es tremendamente necesaria la Inteligencia Emocional de los adultos para poder manejar bien los elementos educativos. Porque si yo no se por qué reacciono así cuando lo hago, no puedo pedirle al niño que se comporte bien socialmente, cuando a mi me interesa que lo haga.


Así que reflexiona sobre esto, busca pautas sobre inteligencia emocional (hay miles en la red y buenísimos libros sobre ello) y proponte mejorar en la medida en la que puedas, que seguro que puedes.

Porque esto no termina en nuestra casa.


Nuestros hijos son el futuro del país y del mundo y si no tendemos a formar personas equilibradas, solidarias, altruistas, empáticas, comprensivas, que sepan argumentar y debatir con sentido común,… que piensen en el bien de   todos, que sepan trabajar en equipo, que resuelvan los conflictos de manera asertiva,… Si no somos capaces de esto, pobre huella la que dejaremos sobre la tierra.


No olvidemos que las guerras las empiezan las personas.


Así que nuestra responsabilidad es mucha y, cuanto más sabemos, más responsabilidad tenemos. Y educar es una tarea bellísima, pero no tan fácil.


Y no te preocupes cuando un día no lo hagas bien, pero se capaz de pedir perdón y de intentar mejorar,… Y cuanto más te cuestiones las cosas, más mejorarás. Y cuanto más mejores, mejor te sentirás.


Grandes compañeros, la Inteligencia Emocional y el sentido común.


Mira, hay un autor que me encanta, que escribe libros bellísimos, muy sencillos y dirigidos directamente al corazón y al sentido común.


Hablo de Augusto Cury, y te recomiendo su libro “Hijos brillantes, alumnos fascinantes”. Pura delicia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: